Mundo
04-05-2020
El ejemplo de la posguerra y las teorías conspirativas
Continuación de la entrevista a Bill Gates.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

—En 2015 le pregunté a qué le tenía miedo y me dijo que temía una gripe respiratoria letal y pandémica. Estamos viviendo esa pesadilla ahora. Déjeme preguntarte lo contrario. Pensando en tres o cinco años en el futuro más allá de la vacuna. ¿Qué espera?

 

—Espero que esto haga a un mundo más unido. Después de la Segunda Guerra Mundial creamos nuevas instituciones y evitamos con éxito tener otra guerra mundial. Eso es algo fenomenal. No hemos disparado un arma nuclear como parte de un conflicto. Y lo hicimos uniéndonos a través de una variedad de instituciones, incluida la OMS sobre salud. Tan malo como fue, el resultado fue positivo.

 

Este es un evento trágico. Lo bueno que salga de esto no compensará de ninguna manera los problemas que causa. Pero debería decirnos que esta ciencia es importante: utilicémosla para evitar pandemias. No vamos a estar fuera de esto hasta que lo eliminemos del mundo entero. La prohibición del viaje es una medida de fuerza bruta que tiene muchos efectos negativos. Incluso si tenemos que hacer eso temporalmente, no es donde queremos estar.

 

—Pero también hay una versión más oscura de eso. La gente podría aprender la lección de que estamos demasiado interconectados, que nuestras fronteras están demasiado abiertas, hay demasiada inmigración. Ya hemos visto a Donald Trump tratando de eliminar las tarjetas verdes (de residencia en EEUU). ¿Le preocupa que esto conduzca a un retroceso en la cooperación global?

 

—En el caso de la Segunda Guerra Mundial, sabemos que Alemania y Japón tuvieron algo que ver con causar la guerra. En ese caso, no fue solo un murciélago que se comió alguien en algún lugar.

 

Podría haberse dicho entonces que cambiarían permanentemente las actitudes hacia la gente de Japón o Alemania, y durante el curso de la guerra, hicimos cosas horribles que lamentamos. Pero eso terminó. Mi padre era parte de la ocupación en Japón y no podía creer lo amistosos y cooperativos que eran. Muy rápidamente, los ayudamos a construir. Se reconstruyeron. La sensación de beneficio mutuo era muy fuerte allí a través de esas instituciones.

 

Tomamos una situación mucho peor y la incorporamos a las instituciones y al crecimiento económico y la innovación que hemos tenido entre la Segunda Guerra Mundial y ahora. Espero que esto se vea así.

 

—Al comienzo de tu ensayo dice que esto es como una guerra mundial, pero todos estamos del mismo lado. Y lo que me llama la atención sobre este período en el que estamos es el esfuerzo por crear lados. En Estados Unidos se pone el esfuerzo en echar la culpa a China, tratando de hacer que la ONU llame al covid-19 el “virus Wuhan”. Y China ha respondido del mismo modo.

 

Esto es algo en lo que obviamente no solo debe haber cooperación mundial en salud pública sino también cooperación económica para salir de la crisis. Y, sin embargo, hay líderes que ven ganancias a corto plazo en el tipo de enemistad que les hará más difícil sacar a su país del problema.

 

—Creo que, al final, Estados Unidos se mostrará fortalecido, aunque ciertamente no fue así hasta la fecha. El Congreso de los Estados Unidos ha sido el más generoso en financiación del VIH para todo el mundo. Ha sido uno de los más generosos con GAVI (Alianza para la producción de vacunas) en términos de financiación de vacunas. El gobierno de los Estados Unidos ha ayudado a la salud del mundo entero. Ha sido una gran parte de la reducción de muertes.

 

En este caso, no solo es humanitario, se trata de relaciones estratégicas y se trata de asegurarse de que la enfermedad no regrese a los EEUU a medida que participamos en el comercio global del que nos beneficiamos enormemente. Así que creo que lo que está viendo a corto plazo, en términos de cómo se está involucrando Estados Unidos, no es donde terminaremos. Hay muchas voces que nos empujarán a trabajar con Europa y con otros países y ser parte de las innovaciones que llevarán esto a su fin.

 

—Estados Unidos ha hablado sobre retirar los fondos de la Organización Mundial de la Salud. Hay personas, creo que con razón, decepcionadas por parte de la respuesta de la OMS. ¿Cómo debemos pensar en la Organización Mundial de la Salud? ¿Por qué sería importante seguir adelante y continuar financiándola?

 

—Hay un gran incendio. El departamento de bomberos llegó 20 minutos tarde. Esto es como decir: “Vamos a despedir a todos los bomberos”. Sí, deberíamos hacer una autopsia. Pero muchas personas no respondieron tan rápido como deberían. Este no es el momento de comenzar a echar la culpa.

 

La Organización Mundial de la Salud es lo que ayuda a todos los países a comprender qué sucede con las epidemias. Tienen un presupuesto muy pequeño. En las películas muestran a chicos volando y noqueando el bioterrorismo. No tienen presupuesto para eso. Su presupuesto es menos de una milésima parte de lo que solo Estados Unidos gasta en atención médica. Hay personas que imaginan que deberían haber hecho una vacuna, esa no es su función en absoluto. Simplemente no están financiados para hacerlo. Han hecho muchas cosas buenas. Son una institución necesaria.

 

Al final del día, no creo que EEUU reduzca sus contribuciones y despida a muchas personas de la OMS en medio de una crisis como esta. Creo que se desvanecerá. Al menos, esa es mi esperanza.

 

—Sabíamos que una pandemia iba a llegar en cualquier momento, pero no nos preparamos para ello. Así que imagine que tomamos la lección, socialmente, de que tenemos que prepararnos para los otros riesgos: ¿para qué debemos estar preparados ahora?

 

—Bueno, las cosas son lo suficientemente difíciles. No quiero detenerme en el bioterrorismo, pero cualquiera que sea la tasa de mortalidad de esta cosa, no está cerca del bioterrorismo: viruela u otro patógeno que fue elegido intencionalmente para una alta tasa de mortalidad, así como síntomas tardíos y una alta tasa infecciosa. Afortunadamente, lo que debemos hacer para estar preparados para una pandemia causada naturalmente es un subconjunto de lo que debemos hacer para estar preparados para una pandemia inducida por el bioterrorismo.

 

—Me pregunto cuánto piensa acerca de cómo operamos la producción industrial de animales a nivel mundial. Esto probablemente proviene de mercados húmedos en China y ha habido mucha preocupación por las operaciones de alimentación de animales confinados en otros países. La ONU ha dicho que la forma en que criamos animales es el eslabón débil de la cadena mundial de salud pública. ¿Necesitamos repensar ese enfoque?

 

—Nunca se va a llevar a cero las enfermedades zoonóticas –enfermedades que cruzan las barreras de las especies. Esto siempre será un riesgo y podemos prepararnos para ese riesgo. Puede reducirse un poco el riesgo si se tienen menos mercados húmedos y menos carne de animales silvestres, pero es muy difícil de regular en las zonas rurales del África subsahariana. Si tuviera que decir de dónde es probable que venga el próximo, eso sería todo. Eso es muy peligroso.

 

—¿Cree que debería hacerse una compensación diferente entre el distanciamiento social y el mantenimiento de las economías en esos países en comparación con los países más ricos?

 

—Absolutamente. Si presiona tanto que las personas no tienen acceso a la comida, creará disturbios civiles. Eso es lo opuesto al distanciamiento social. En estos países en desarrollo, las políticas matizadas son mucho más difíciles de implementar porque su capacidad es simplemente menor. Creo que necesitamos mucha innovación para elaborar políticas apropiadas para los países en desarrollo. Y en este momento, en gran medida están tratando de hacer lo que funcionó en los países ricos.

 

—Ha surgido una gran cantidad de teorías conspirativas a su alrededor, debido a que estaba prediciendo algo como el coronavirus, como que tal vez lo creó, para aprovecharlo o para usar una vacuna para controlar a las personas. Entonces, ¿por qué creaste el coronavirus y cómo es estar en el centro de ese tipo de teoría de la conspiración?

 

—Es un poco triste, de verdad. ¿Quién hubiera pensado que Lysol –una marca de desinfectantes estadounidense que el presidente Donald Trump recomendó a su país que se inyectaran– tendría que recordarle a las personas que no se inyectaran desinfectante en el cuerpo? Algunas personas realmente actúan sobre estas cosas. La desinformación es peligrosa, particularmente en este tipo de crisis donde aumenta la disposición de las personas a creer cosas exageradas.

 

Todos estamos en una situación muy difícil: yo menos que otros, pero en general. Entonces alguien dice que deberíamos culpar a este país o esa persona, que es diferente a nosotros. Eso es algo peligroso. Y lamento ver que eso se ponga en marcha. No creo que esté tan extendido, pero espero que se termine.

 

—Algo que me ha impactado durante toda esta calamidad es cuánto depende una respuesta efectiva de la confianza social y la solidaridad. Parece que estamos en un momento en que nuestra capacidad de romper la confianza que las personas tienen en las instituciones supera nuestra capacidad de aumentarla.Tengo curiosidad si tiene alguna reflexión sobre eso.

 

—Si nos fijamos en las cifras de confianza de la mayoría de los políticos, aumentan drásticamente. Cuando los políticos están dispuestos a admitir lo que no saben y mostrar que están tratando de hacer lo mejor posible al traer expertos, creo que es genial que los niveles de confianza estén en alza.

 

El cumplimiento del distanciamiento social ha sido muy alto. Con el tiempo, la paciencia de las personas disminuirá, especialmente si reciben un mensaje confuso de su liderazgo. Pero en general, tendrías que sentirte bastante bien acerca de la actitud en el país. Si me dijeras que íbamos a cerrar todo esto, habría predicho una reacción violenta.

 

La gente entiende la muerte y la supervivencia. La mayoría de las preguntas que se hacen son preguntas muy justas. Lamentablemente, los temas son lo suficientemente complejos como para transmitir lo que sabemos y lo que no sabemos es bastante difícil. Por eso hice el esfuerzo de escribir el memo. Y, dentro de un mes o dos, sabré más y tal vez volveré a escribir.

 

* Traducción Pablo Makovsky, Cruz del Sur.

 

Nota bene: Se respetaron todos los hipervínculos de la edición original en inglés. Se agregaron aclaraciones para la mejor comprensión del contexto.

Dejanos tu comentario...

Jueves 16 de Julio de 2020
La pandemia en Brasil
Pandemia y ciudad
La abanderada del odio
Renta básica, un experimento
Internacionalizar la crisis
Evitar una catástrofe financiera global
El mundo según Bill Gates
El mundo acelerado
Coronavirus: lo que aún no se sabe
Lo que el pentágono sabía
Capitalismo pandémico
El peligro de una segunda ola
Un nuevo orden mundial
Mujica
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
foto