Sociedad
05-06-2019
Herminio Iglesias reencarnado

Una nueva visita a Santa Fe de Lilita Carrió en apoyo de los candidatos del macrismo dejó definiciones, en especial sobre seguridad, que prometen ser tan inolvidables como el salvavidas de plomo que llevó a la reciente e histórica derrota de Cambiemos en Córdoba.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Alberto Carpintero | Cruz del Sur

 

“Estoy recorriendo el país en nombre del presidente de la República. Yo voy a estar en las derrotas y en las victorias, no especulo. Acá se hace lo que se debe, no lo que conviene”. Lilita Carrió volvió a Santa Fe en plan de campaña y de nuevo parece haber cumplido con su parte para que la derrota de los principales candidatos de Cambiemos en la provincia, como sucedió en su excursión previa a las Paso, sea aún más inolvidable. Tan inolvidable como su aterrizaje en Córdoba, donde con sus declaraciones contribuyó a la histórica caída ante el peronismo en la capital mediterránea tras burlarse de la muerte del ex gobernador José Manuel de la Sota y vincularlo, sin pruebas, con el narcotráfico.

 

 La diputada chaqueña volvió ahora a convertirse en un salvavidas de plomo al hablar de seguridad, el eje elegido para esmerilar al oficialismo santafesino. Metió el dedo en el enchufe al hablar de las cargas de droga que saldrían e ingresarían al país por la Hidrovía, justo cuando está bajo la lupa del juez federal Alejo Ramos Padilla a partir de sus vínculos con el falso abogado Marcelo D’Alessio, en cuyo celular hay indicios de una inteligencia paralela efectuada por ex militares que responden a la líder de la Coalición Cívica y que trabajan en la Aduana Rosario.

 

En su desembarco previo a las Paso había apelado a la banda de Los Monos para que los electores evitaran votar a Antonio Bonfatti para la gobernación. Como no dio resultado, esta vez apeló a dos cucos aún mayores que la narcobanda de La Granada: “Acá como en el resto del país vamos a seguir adelante con este esfuerzo porque ya estamos saliendo. No vamos a volver atrás, porque volver atrás es volver a Venezuela”. Fue el remate que eligió tras su desopilante afirmación de que hay que votar a José Corral para la Casa Gris ya que Bonfatti y Omar Perotti son candidatos del kirchnerismo.

 

Carrió visitó Reconquista, Santa Fe, San Justo y Coronda la semana pasada. El miércoles estuvo en la cabecera del departamento General Obligado con Corral, intendente santafesino y candidato a gobernador del macrismo, y quien la secunda en la fórmula, la concejala rosarina Anita Martínez, entre otras figuras de Cambiemos con las que compartió el resto de las actividades.

 

Por supuesto, Lilita se explayó sobre la seguridad en Santa Fe: “Las fuerzas policiales de la provincia están totalmente tomadas. No sé para qué el gobernador me manda Policía provincial. La verdad es que yo los respeto a los policías provinciales porque muchos de ellos pueden ser decentes, pero hay una cúpula de la Policía que responde al narcotráfico, que planifica los asaltos en Rosario. Entonces yo le pido que no me dé custodia”.

 

También incursionó en un tema del que se dice abanderada: delitos en la Hidrovía: “Estoy custodiada por culpa del narcotráfico que impera en Santa Fe, porque estoy investigando la Hidrovía. Por eso tengo cuatro custodias, porque estamos investigando el puerto de Rosario”.


A fines de octubre pasado Carrió estuvo frente al juez federal de Rosario Carlos Vera Barros. Amplió su denuncia sobre presuntos ilícitos, en especial contrabando y narcotráfico, en la Hidrovía, con lo cual apuntó al grupo Emepa, que explota la concesión fluvial, y puntualizó en la Aduana de San Lorenzo.

 

Precisamente tras una investigación federal de la Justicia de Salta cayó este año en un caso de importación/exportación de cocaína un operador de control aduanero en San Lorenzo. Una mujer identificada como Romina que cumple igual tarea en el puerto de Campana, es la interlocutora del mencionado D’Alessio en un dossier incautado al falso abogado en la causa por espionaje ilegal y extorsión que involucra a periodistas, legisladores y funcionarios: allí hacen referencia a operaciones de inteligencia ilegal en la Aduana Rosario de ex militares referenciados en Carrió.

 

No grata

 

“Cuando a un gobernador le balean la casa es porque hace sus pactos con el narcotráfico y les falló”, dijo Carrió para volver a golpear a Bonfatti, quien sufrió un atentado mientras estaba en su vivienda de la zona norte de Rosario a fines de 2013. Por eso, dijo, hay que votar a Corral: “Es que no se puede combatir el narcotráfico si se tuvo negocios con el narcotráfico. Lo digo en Santa Fe para que me declare persona no grata la Legislatura de la provincia y hagan lo que les digan”.

 

“Hace 14 años se ha dicho que Rosario iba a ser tomado por la droga. El negacionismo del socialismo en la materia ha sido parte de su responsabilidad política inexcusable. El negacionismo respecto a la vinculación de la Policía de Santa Fe y el narcotráfico es responsabilidad política de los gobernadores de la provincia, especialmente Bonfatti”, opinó sobre el Frente Progresista, del que fue socia hasta hace cuatro años.

 

“Lilita es una fanática de la República como nosotros, así que disfrutamos juntos de todo el recorrido”, la recibió el intendente Corral, cuyo candidato a sucederlo Albor Cantard corre serio riesgo de caer ante el frenteprogresista Emilio Jatón dentro de diez días.

 

Junto a Carrió llegó a Santa Fe el ex vicejefe de Gabinete y sospechado de negociados empresario polirrubro Mario Quintana, quien al ser eyectado del Ejecutivo en septiembre del año pasado se despidió de sus asesores a través de la lectura de un extenso poema del monje budista Thich Nhat Hahn, que parece describir las incursiones de campaña de Carrió y la visible incomodidad que produce en sus anfitriones locales ante los sucesivos cajones de Herminio que se encarga de incendiar: “No digas que partiré mañana porque todavía estoy llegando”.

Dejanos tu comentario...

Lunes 19 de Octubre de 2020
La pandemia en Brasil
Pandemia y ciudad
La abanderada del odio
Renta básica, un experimento
Internacionalizar la crisis
Evitar una catástrofe financiera global
El mundo según Bill Gates
El mundo acelerado
Coronavirus: lo que aún no se sabe
Lo que el pentágono sabía
Capitalismo pandémico
El peligro de una segunda ola
Un nuevo orden mundial
Mujica
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
foto