Política
28-03-2018
La clase parasitaria

El historiador Bruno Nápoli, autor de “La dictadura del capital financiero”, analiza en esta entrevista el rol de una vieja oligarquía ausentista, propia de Argentina, que antes tenía estancias y hoy tiene offshores. Dice: “Cambiemos es más que Macri, es la alianza de la UCR, que no completa un mandato desde 1928, con los conservadores”.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
 

Pablo Makovsky | Cruz del Sur

 

En 2012, cuando la Comisión Nacional de Valores abrió su archivo, el historiador Bruno Nápoli investigó en particular la relación de la última dictadura con el capital financiero. De allí surgió el libro “La dictadura del capital financiero. El golpe militar corporativo y la trama bursátil” (2015), junto con M. Celeste Perosino y Walter Bosisio. “El libro demuestra –dijo Nápoli– con documentación rigurosamente seleccionada, cómo los sectores concentrados de la economía argentina, durante la dictadura de Jorge Videla, cambiaron el marco legal de nuestro país, imponiendo leyes económicas (algunas aún vigentes, como la Ley de Entidades Financieras) que dieron prioridad a la especulación financiera y a la preeminencia de los bancos por sobre las industrias”.

 

Su mirada de la historia, además de indagar esos cruces con la economía, abunda en lo que cabe en el término biopolítica, como en “En nombre de mayo. El impresente político”, un libro de intervenciones en el que indaga las exclusiones y la violencia ejercida sobre los cuerpos en la conformación de eso que suele llamarse patria.

 

En esta entrevista, en vísperas de una nueva conmemoración del 24 de marzo, Nápoli analiza la clase parasitaria que se nutre del estado y convirtió sus estancias en empresas offshore.

 

—Llega un nuevo 24 de Marzo y da la sensación de que la dictadura sigue siendo vista como un enfrentamiento ideológico entre dos facciones, ¿no se pierde de vista la cuestión económica, que tuvo un largo alcance y afectó a todos los argentinos?

 

—La dictadura de la desaparición de personas afectó primero en términos sociales por el genocidio cometido, es una afectación cotidiana porque el crimen de la desaparición se comete todos los días, es el peor de los crímenes porque acumula el secuestro, la tortura, el asesinato, la desaparición del cuerpo. En términos económicos el objetivo de la desaparición de personas y de la dictadura fue cambiar la forma de pensar de la sociedad, y en parte lo lograron, dolarizando el pensamiento económico, desdoblando esa economía en peso y dólar y, ante todo, estableciendo una legislación enorme, de más de 400 leyes que todavía sobreviven y fueron aprobadas por la dictadura, que regulan todo el sistema financiero, o las inversiones extranjeras, o la policía, o el servicio penitenciario, la ley de menores, es decir, son decenas de leyes que establecieron un cambio de paradigma, un cambio de forma de pensar y que fortalecieron profundamente a los sectores concentrados de poder. Cuando decimos “sectores concentrados”, para que se entienda: son los sectores financieros, que se concentraron –cuando asume la dictadura había 800 entidades financieras; hoy hay 75 u 80, no más que eso: 60 de esas entidades son bancos y una decena son casas de préstamo, financieras–: concentraron el capital en muy pocas manos. Y no es un capital que se redujo, sino que creció, porque cuando se abre la economía a bienes y capitales, es decir a que entren mercaderías y, además que entren dólares sin regulación, eso va a muy pocas manos, a quienes más posibilidades tienen de concentrarlo. Entonces, ahí tenés un poder concentrado. Otros sistemas concentrados son los que dan energía, los empresarios agrupados en sectores corporativos que manejan finalmente todo lo que es el mercado de bienes y capitales. Esa concentración está favorecida por una legislación que les permite hacer muchas cosas casi sin control. O sea que la dictadura tuvo un efecto muy fuerte al dejar una legislación que aún está vigente y sigue habilitando la concentración del poder económico.

 

—En “La dictadura del capital financiero” se dice incluso que esa legislación permite todo, como si casi no hubiera un marco legal.

 

—Y sí, la Ley de Entidades Financieras comienza diciendo “Las entidades financieras podrán hacer todo lo que no esté prohibido en esta ley”. Y casi no hay prohibiciones. Por lo tanto es un sistema muy acostumbrado a autorregularse a través de una legislación tan permisiva. Por eso cualquier tipo de control que surja en el sistema financiero genera una reacción muy fuerte de estos espacios de poder concentrado. Acordate lo que significó para estos sectores el cepo cambiario, la restricción de poder comprar y vender dólares libremente. Hoy cualquiera puede ir al banco y retirar 10, 15 millones de dólares, sacarlos del sistema, ponerlo abajo del colchón, lo cual es fuga de capitales, o enviarlos al exterior, que también es fuga. Una economía que permite eso generalmente se desfinancia, porque habilita el capital especulativo por sobre el productivo. Si tenés un millón de dólares y te dan una tasa alta no vas a poner una fábrica, o un negocio, no te vas a poner a producir productos, generar insumos, trabajo; te conviene ponerlo en el sistema especulativo que ganás mucho más en menos tiempo.

 

—De modo que tienen razón los funcionarios de este gobierno cuando dicen que no hay delito en tener una offshore.

 

—No, es legal. Lo que pasa es que una offshore puede transformarse en un instrumento de delito. Podés tener una cuenta en un paraíso fiscal si tu país no tienen una regulación que diga que no la podés tener. El punto es que si tenés una offshore lo más probable es que seas evasor, porque por eso se las llaman guaridas fiscales, están por fuera del control de los estados y los estados a nivel mundial, a nivel del PBI mundial, pierden muchísimos puntos porcentuales porque ese dinero está por fuera del sistema, no hay manera de cobrarle. Y a ese dinero hay que cobrarle impuestos, como a cualquier forma de riqueza. Y ¿por qué hay que cobrarle impuesto a la riqueza y los bienes? Porque son producidos, de acuerdo a determinadas leyes, por horas hombre de trabajo en cada país. Ese dinero que los funcionarios argentinos tienen en el exterior lo produjeron acá, haciendo negocios acá. Si hacés una actividad por tu cuenta tenés que pagar monotributo, si no lo pagás la Afip te sanciona con multas muy altas; ahora, si fugás el dinero y lo ponés en guaridas fiscales por fuera de ese control, no hay manera de cobrarte por actividades. No discutimos si son lícitas o no esas actividades, porque también hay que ver eso: de dónde apareció ese dinero, pero eso es otra cuestión. Puede no ser dinero de lavado, lo cual es dudoso, puede ser generado en tu fábrica. Ahora, si lo llevaste a una guarida en el exterior es porque no querés pagar impuestos sobre esa riqueza. Y de algún lado sacaste ese dinero, no lo imprimiste.

 

—Definiste a Cambiemos como algo más que Macri, ¿cómo es eso?

 

—Lo que pasa es que Macri es Cambiemos, pero Cambiemos no es sólo Macri. Cambiemos es la alianza entre Propuesta Republicana y la Unión Cívica Radical, eso no hay que olvidarlo nunca. La UCR desde 1928 que no termina un mandato completo, y desde el 30 para acá se han transformado en los principales golpistas y, desde el 55, golpistas y gorilas. Y no lo digo desde el más rancio peronismo, porque peronista no soy. Pero es impresionante ver la actuación de la UCR. Cuando en el 30 dan el golpe y en el 32 hacen una alianza con los conservadores para vía fraude electoral gobernar seis años cada uno –cosa que tampoco terminaron–; en esa alianza en la década del 30 se aliaron a los conservadores y a la más rancia oligarquía para poder gobernar el país en favor de esos oligarcas. Si te fijás la alianza que hizo la UCR con el Pro fue para terminar con el gobierno anterior, peronista, kirchnerista o como quieras llamarlo, y le permitieron a Propuesta Republicana tener presencia en toda la Argentina, tener un aparato electoral en todo el país poder presentarse en todos lados. Entonces no hay que olvidar que la UCR está gobernando junto con el Pro que, de hecho, tiene sólo dos gobernadores: María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, el resto son radicales y la mayoría que queda son peronistas. Entonces, es una alianza muy particular donde un partido centenario le habilita a un equipo de empresarios neo-oligárquicos, financierizados hasta la médula, presentarse a elecciones en todo el país y ganar y el Pro le va a permitir seguramente a la UCR terminar un gobierno completo en 2019 por primera vez en casi 100 años.

 

—También señalaste que Cambiemos no es exactamente la derecha.

 

—Hay que pensar que las definiciones de derecha e izquierda son muy complicadas en esta nueva gestión de la política de Cambiemos. Decir que es un gobierno sólo de derecha por el pensamiento de alguno de sus integrantes es un poco limitado. Yo los veo más como representantes de una vieja oligarquía financierizada hasta la médula que repiten un modelo de estancieros ausentistas, esos oligarcas que estaban en la ciudad y sus estancias producían millones por fuera del control estatal. Hoy estos tipos son también propietarios absentistas como esa vieja oligarquía. Pero a las estancias ahora son las offshore: son como estancias que producen millones de dólares por fuera del control estatal, por eso el gobierno las defiende tanto. Acordate que la alianza entre radicales y conservadores en la década del 30 fue la que firmó el pacto Roca-Runciman (1933) que es como el bono a 100 años que firmaron ahora. Era una entrega de recursos para sectores extranjeros y para beneficio de los que lo firmaban. En el pacto Roca-Runciman las estancias recibían todos los beneficios de ese acuerdo con Inglaterra. Hoy el bono a 100 años es para quienes lo compran, que son las offshore de caputo y de algunos funcionarios más. Por otro lado tenés un gobierno que aumentó la planta del estado, cosa que los gobiernos de derecha generalmente no hacen, por eso a este gobierno lo corren tanto por derecha: lo critican porque aumentó el gasto público, el gasto en infraestructura, en asignaciones, amplié los planes sociales, tienen más empleados en la planta estatal que cuando asumieron. Es un equipo que aprendió lo mejor y lo peor de los últimos 40 años para gestionar la cosa pública sin que les estalle en las manos. Definirlo como derecha es limitado, creo que hay que pensar en una fuerza revolucionaria en el sentido moderno, es decir una re-volución, una vuelta a ese pasado glorioso del granero del mundo, de la república, de las instituciones, algo que nunca existió, obviamente, pero el pasado siempre es inventado. Hay mucho de lo grande que fuimos y nos desviamos por culpa del populismo, del peronismo, incluso nos desviamos por el menemismo que fue neoliberal. Estos tipos de liberales no tienen nada, como la dictadura o en la década del 30 se apropian de la gestión del estado, de la cosa pública, para hacer negocios personales y esto está demostrado en todo lo que hacen: Mario Quintana generando una legislación para que se llene de Farmacity la provincia de Buenos Aires, Juan José Aranguren subiendo las tarifas para que sus empresas suban las acciones, Luis Caputo emitiendo deuda para comprarla él y sus amigos. No me caben dudas que son tipos que vienen hacer negocios personales y que aprendieron a gestionar lo público, que no es lo que les pertenece, porque los liberales odian al estado, no quieren la intervención estatal, y este estado no deja de regular tarifas, impuestos, planes sociales, obras de infraestructura para ganar elecciones. Entonces esa caracterización de derecha es un poco limitada porque no nos permite ver el nuevo lenguaje de este proyecto tan viejo en la Argentina que se instala nuevamente y no nos permite producir un lenguaje que le discuta a Cambiemos de una manera más creativa.

 

—También decías que Cambiemos no “da” un mensaje.

 

—No porque las gestiones anteriores, tanto del alfonsinismo, el menemismo o el kirchnerismo, incluso de la Alianza en su corta vida, venían como a decir lo que había que hacer desde sus líderes máximos. De hecho dijimos alfonsinismo, kirchnerismo: lo nombramos con esos apellidos. Y Cambiemos no es Macri, no se presenta como el líder que te va a decir lo que tenés que hacer y que te va a convocar a una plaza. No, quiere que lo veas desde tu casa, le habla a los vecinos, al ciudadano, acaricia un poco ese imaginario que ya estaba, el de la competencia, el del miedo, de la inseguridad, todas cosas que ya estaban presentes y logró aunarlas en un discurso aún mucho más amable, que le habla directamente al individuo y no a la masa, no al pueblo, el pueblo es para los populistas por eso a Cambiemos no le hacen mella tantas concentraciones. Creo que tiene el récord de Plazas de Mayo llenas desde que asumió, pero no le preocupan, le interesa que lo vean por televisión, es una corporación política y mediática que aprendió muy bien a manejar los medios de comunicación y, sobre todo, las redes sociales, a explotar el narcisismo de las redes sociales. Cambiemos no da mensajes sino que acaricia el imaginario que ya está y uno se siente como dialogando con Cambiemos porque se siente identificado en la competencia, en el yo tengo por esfuerzo, yo tengo porque me lo gané, el que roban o la hace sin esfuerzo, el que lo quiere de arriba se merece la muerte. Hay personas contrarias a Cambiemos que defienden el gesto que tuvo Cambiemos con el policía Chocobar –que asesinó por la espalda a un ladrón–: eso les pareció bien porque el muchacho murió en su ley. Ese lenguaje ya estaba instalado, no era políticamente correcto y con Cambiemos se va transformando en correcto. Eso es lo más novedoso y no es de un gobierno de derecha o izquierda sino de uno que aprendió a hablarle a los individuos antes que a la mas, le puso nombre a cada individuo y esos individuos reaccionan individualmente, tienen lugar en la casa, en el barrio, entre vecinos, esa zona de confort es la que alimenta Cambiemos.

 

—Señalaste que Cambiemos reúne a una oligarquía muy Argentina, que no existe en otros países.

 

—Las oligarquías terratenientes cómo ésta, que dejó las tierras productivas e improductivas en 1880 en muy pocas manos 1008, que son los dueños de la comida, de lo que produce el país, de los recursos minerales y naturales, no existen. No sé, la extensión más larga de Alemania debe tener 70 u 80 hectáreas, lo mismo en Francia, en Italia, en Alemania, en España tampoco, en Inglaterra, mucho menos. Esos estados se cuidaron cuando se formaron de tener una clase parasitaria como la oligarca, que se queda con la tierra y con todo lo que produce. Nosotros vivimos de lo que produce la tierra, estos tipos no la laburan y encima la arriendan, con lo cual cuando comprás la comida pagás lo que costó producirla, la ganancia del productor más lo que sale el alquiler, es como si vendieran todos los meses la tierra y la recuperasen: recuperan el valor de la tierra todos los meses y cuando les va mal le piden ayuda al estado, además de lo que acumulan los sectores que exportan lo que produce la tierra. Pensá que si sos un productor de soja y exportás toda tu producción sin las retenciones, porque nadie te obliga a dejar el 20%, que es lo que te retenían para que el precio no se disparase el doble (sin retenciones el pan se paga precio dólar: libertad de mercado, por eso se duplicaron todos los precios de la comida cuando se sacaron las retenciones), si exportás toda tu producción de soja al exterior y lo cobrás en dólares, con las nuevas disposiciones que estableció Cambiemos podés dejar todos esos dólares en el exterior, no tenés la obligación de por vida de ingresarlos al país, y si los ingresás no tenés la obligación de cambiarlos a pesos. Uno puede preguntar: ¿si no ingreso lo que gané cómo afronto la próxima producción? Con subsidios del estado; ahora con la sequía le están pidiendo de nuevo plata al estado, que seguramente le va a dar subsidios y créditos blandos a tasa cero. Es una clase parasitaria: viven del estado, y la mayor muestra son estos funcionarios de Cambiemos, sobre todo los del Pro, que administran empresas del poder concentrado y tienen todo su dinero afuera generando más dinero sin pagar impuestos, además son evasores.

 

—Y generan pobreza.

 

—Sí, la evasión financiera, fiscal, genera pobreza. Porque si producís riqueza pero no se cobran impuestos se genera pobreza. El PBI mundial se ve afectado por los paraísos fiscales, por eso a nivel mundial hay una campaña muy grande de muchos países de empezar a atacar el secreto bancario y los paraísos fiscales, porque se pierde de cobrarle a esos cúmulos de dinero, por eso fue un escándalo mundial, salvo en Argentina, el descubrimiento de todas estas guaridas fiscales. Generan pobreza a partir de no pagar impuestos. Si no pagás impuestos no tenés una vuelta de lo que se invirtió para producir ese dinero. Además genera pobreza porque ingresan 15 mil millones y a la vez se fugan 15 mil millones, porque está permitido comprar dólares y girarlos al exterior en el mismo día sin pagar un peso de impuestos. Esos capitales especulativos te dejan en la pobreza. Y eso se mantiene emitiendo más pesos para cubrir dólares y tomando deuda.

Dejanos tu comentario...

Jueves 20 de Septiembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto