Política
24-05-2017
Las elecciones de los caminos que se bifurcan

Los principales partidos y dirigentes afinan sus estrategias políticas de cara al cierre de listas. Ir por afuera, con frentes electorales, con colectoras, son todas posibles soluciones para llegar al Congreso en unos comicios donde el oficialismo nacional tratará de polarizar con el kirchnerismo para mantener su base electoral.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Orlando Chircaz | Cruz del Sur


El 24 de junio es el fin del plazo para la presentación de listas de precandidatos a diputados nacionales ante las juntas electorales partidarias y 72 horas después, una vez cumplimentadas las formalidades, hay que hacer el mismo trámite ante la Justicia electoral. Recién entonces se sabrá cuántas listas, partidos o coaliciones y postulantes competirán en las PASO del 13 de agosto.

 

En el plano local, el 9 de junio finaliza el plazo para la inscripción de precandidatos ante las autoridades partidarias y tres días después se deben presentar las diversas listas en el Tribunal Electoral de la provincia. Dicho organismo es el que revisa la legalidad de las presentaciones y habilita a las nóminas que lucharán por intendencias, concejalías y presidencias comunales.

 

O sea, puede ocurrir que lo que está junto en las listas de candidatos locales esté bien separado en las listas de candidatos nacionales, y viceversa. La muestra más clara de esa situación es la del radicalismo, pero no hay que descartar a otros sectores –de diferentes frentes– que jueguen a dos puntas. Llegó el tiempo de la coyuntura por sobre las convicciones.

 

En el caso del PJ cada vez son más los dirigentes enojados con Omar Perotti por su ausencia en el territorio y su alto personalismo. También son muchos los que entienden que el rafaelino es el único con proyección para la Casa Gris y hasta justifican sus silencios y acuerdos con el Presidente como parte de una estrategia para llegar indemne a la competencia por la gobernación en 2019.

 

Por ese mismo motivo es que se mantendrá a distancia de la próxima campaña. Difícilmente apoye a un sector, si es que hay internas, y más difícil es que preste su imagen para la cartelería peronista que usará en las elecciones generales del 22 de octubre. Mientras tanto, hay una media docena de dirigentes interesados en ser diputados nacionales.

 

El primero en explicitarlo fue Agustín Rossi, quien también tiene el visto bueno de La Cámpora y del partido Nuevo Encuentro (de Martín Sabbatella). Un rumor instalado en la ciudad capital es que el Chivo ya habría hablado con Perotti para negociar que no instale a ningún otro candidato y él hará lo mismo cuando el actual senador nacional vaya a las urnas por la gobernación.

 

La UPCN es otro sector que busca ampliar su base de poder y espera llegar con dirigentes propios al Congreso. Se eligió para ese cometido al concejal reutemanista Ignacio Rodríguez Kerz. Este mismo espacio jugó con el PRO en los comicios provinciales de 2015 y con Scioli en las presidenciales, pero además, tienen inscripto desde hace años un partido propio: Producción y Trabajo.

 

Los senadores, intendentes y jefes comunales del peronismo, a su vez, quieren llevar a la jueza rosarina Alejandra Rodenas como cabeza de lista en diputados. La magistrada tiene una altísima afinidad con Omar Perotti, incluso un familiar suyo estuvo directamente relacionado a la campaña a la gobernación en 2015, y se sospecha que cuenta con su aval. Nadie lo confirma ni lo niega.

 

Hay otras opciones que también aparecieron en las últimas horas dentro de lo que es el justicialismo provincial. El concejal Diego Giuliano, la concejala santafesina Marcela Aeberhard (con apoyo de Luis Rubeo), la diputada Claudia Giacone y el ex diputado Pablo Dibert (que estaba en el sector de María Eugenia Bielsa) suenan como candidatos a diputados nacionales.

 

Todas estas tensiones forman parte del prólogo del Congreso del PJ, que se realizará hoy en el Cine Teatro Luz y Fuerza de la ciudad capital. El objetivo es fijar la política de “alianzas o la conformación de frentes electorales del Partido Justicialista de la Provincia de Santa Fe para participar en las elecciones nacionales, municipales y comunales convocadas para el año 2017”.

 

Es improbable que haya unidad y los candidatos para octubre saldrán de la compulsa interna. Los peronistas que miran de reojo a Agustín Rossi se reservan la posibilidad de ir por afuera para evitar tener que compartir listas con un dirigente que tiene un buen piso electoral interno –del kirchnerismo duro– pero un techo muy bajo cuando sale a la pelea contra los otros partidos.

 

Cambiantes

 

En Cambiemos hay ruido, y mucho. Apenas José Corral le dijo al presidente Macri que no iría como candidato, los principales operadores del PRO en Santa Fe empezaron su campaña para que la UCR no encabece la lista y alguno se animó a proscribir nombres. Por ejemplo, Alejandra Vucasovich dijo que nunca votaría por Mario Barletta (lo mismo dijo Carlos Reutemann).

 

Uno que cayó en desgracia fue el diputado Federico Angelini, quien mantiene un enfrentamiento con el sector de Anita Martínez. El mencionado dirigente prefiere a Roy Lopéz Molina, al concejal Chumpitaz y a Gisela Scaglia, pero sabe que tiene pocas chances de colar alguno de esos nombres. En el caso de Scaglia, desde el Ministerio del Interior se enojaron por su pelea con un cura.

 

En contrapartida, cada vez cobra más fuerza el nombre de Luciano Laspina y el segundo lugar está reservado para una mujer, tal como lo exige la Justicia Electoral Nacional. Lilita Carrió, ni lerda ni perezosa, dijo en TN que quiere a la joven Lucila Lehmann que es la encargada de Espacio Carrió en Santa Fe. Barletta y Boasso vienen después, aclaró la diputada de Cambiemos.

 

Boasso, por su parte, sigue con su vocación de ir a internas. Barletta quiere ser el candidato del consenso. Los radicales saben que corren en desventaja y hay sectores que apuntan sus cañones a la pelea electoral local y no tanto a la esfera federal. También están los radicales que no irán nunca con el PRO y se mantendrán en el Frente Progresista.

 

A todo esto, el partido FE de Momo Venegas es otro que espera meter un candidato entre los primeros cinco lugares de la lista de candidatos de Cambiemos, el viejo peronismo federal se suma a la misma idea. No se sabe cómo jugarán los radicales del MAR, donde está el devaluado presidente de ese partido, Julián Galdeano, y el histórico Santiago Mascheroni.

 

Muchos interesados, pocos lugares y un escenario político que se encamina a tener que atravesar sí o sí las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias para buscar a los hombres y mujeres que defenderán a Mauricio Macri en el Congreso de la Nación. Según creen en el PRO, a último momento será el propio presidente o el jefe de Gabinete el que bendecirán a una sola lista.

 

Recobrar fuerza

 

Por último, no menos importante, está el Frente Progresista Cívico y Social. Este año un sector importante del radicalismo irá en Cambiemos, lo mismo hará una porción pequeña del PDP. Asimismo, una parte del GEN cerró un acuerdo con el Frente Renovador. El desgaste de la gestión, los nuevos aires políticos y las pretensiones personales hicieron lo suyo.

 

Así las cosas, el socialismo buscará recobrar fuerza en un contexto político nunca antes visto. Para tal fin, los nombres que más suenan son los de Luis Contigiani y Claudia Balagué. Ambos ministros se encaminan a encabezar la nómina, incluso el titular de Producción dijo que sería un honor representar al gobierno provincial en las próximas elecciones nacionales.

 

Los radicales de NEO comparten la idea de que Contigiani juegue en los comicios y pondrían a un hombre suyo en el tercer lugar de la lista. El SI, partido Pares, Libres del Sur y otras fuerzas sociales también darán su respaldo a la constitución de este frente. Por su parte, el 27 de mayo es el Congreso Partido del PS y una vez más le dirán no a Cambiemos; para no dejar dudas.

 

En la provincia se renuevan nueve bancas de diputados nacionales, de las cuales hoy cinco son de Cambiemos: Luciano Laspina, Ricardo Spinozzi, Gisela Scaglia, Mario Barletta (UCR) y Ana Copes (PDP). El PJ pierde dos bancas (Josefina González, que ahora podría ser compañera de lista de Rossi, y Eduardo Seminara) y el PS otras dos (Alicia Ciciliani y Hermes Binner).

 

O sea, el oficialismo nacional es el más interesado en que los comicios le sonrían. Necesitan los diputados pero también ganar para llegar con otros aires a la competencia por la gobernación en 2019. En tanto, justicialistas y socialistas también deben prestar atención a los comicios locales donde tienen su masa crítica y fuerza territorial, que los sostiene para el próximo proceso electoral.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 26 de Junio de 2019
Mujica
Libros en alpargatas
Charlie Egg
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Citas
Scher
podo
Sasturain
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto