Economía
15-02-2017
El aluvión de importaciones golpea a la industria textil nacional

Luego de cerrar 2016 con una caída del 25%, el sector textil comenzó el año con noticias poco alentadoras. Mientras cae constantemente el consumo interno, se suma un crecimiento del 79% en las importaciones de indumentaria, que tiene consecuencias sobre toda la cadena de valor textil y hace dudar a los empresarios sobre las proyecciones previstas para 2017.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Luego de cerrar 2016 con una caída del 25%, el sector textil comenzó el año con noticias poco alentadoras. Mientras cae constantemente el consumo interno, se suma un crecimiento del 79% en las importaciones de indumentaria, que tiene consecuencias sobre toda la cadena de valor textil y hace dudar a los empresarios sobre las proyecciones previstas para 2017.

Más allá de que la comparación es contra un enero de 2016 que fue débil en materia de importaciones, los datos surgidos de la Fundación Proteger (difundidos por Ámbito.com), comparados de forma interanual en volumen, permiten trazar una radiografía que mantiene encendida las alertas, para un sector que en 12 meses ya sufrió 15 despidos, 8 mil formales y 7 informales. En la actualidad, con una actividad que no repunta hay alrededor de 5 mil suspensiones.


Al 79% de aumento en las compras externas de ropa, se suma el crecimiento del 40% en confecciones para el hogar y del 18% en otros productos terminados, lo que afecta a toda la cadena de valor incluyendo hilanderías, tejedurías, tintorerías y la confección. “El canal importador de productos terminados está muy vigorozo”, analizó Jorge Sorabilla, presidente de la Fundación Protejer.


Otro rubro con gran crecimiento es el de los tejidos planos, cuyo ingreso creció un 42% en el global, y dentro del cual tejidos de algodón se incrementaron un 48% y 41% los de fibras discontinuas. En este punto, lo que más afecta a la industria textil es la compra de los tejidos de algodón porque dejan de trabajar las hilanderías. Como contrapartida, en hilados las importaciones de fibras discontinuas cayeron 33% lo que demuestra que directamente está ingresando al país el tejido terminado.


Los números de importaciones del primer mes del año preocupan a los empresarios textiles que enfrentan el combo letal de caída del consumo interno y aumento de las compras externas de productos terminados. “El sector textil es eficiente en ratios de productividad, el problema son los costos argentinos que generan que seamos caros, no solo en el sector textil sino todos los productos industriales. Hay que trabajar en la competitividad; el proceso de apertura comercial junto con problemas de fondo estructurales argentinos es un combo peligroso”, advirtió el presidente de la Fundación Protejer.


Los funcionarios del Gobierno señalaron la necesidad de abrir las importaciones para disciplinar los precios internos y bajar la inflación, pero en el sector textil afirman que el aumento de la importación de indumentaria no genera un ahorro para el consumidor porque los productos importados se terminan vendiendo incluso, en algunos casos, más caros que los productos nacionales.


Ante este panorama, los empresarios textiles siguen esperando señales alentadoras para pensar en la tan ansiada recuperación del nivel de actividad. Sin embargo, por el momento parecen pesar más los números que en el primer mes del año siguen siendo negativos.

Dejanos tu comentario...

Lunes 26 de Junio de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto