Provincia
02-09-2015
Una reforma a la fuerza

Ante la escalada delictiva, que volvió a poner a la Policía en el ojo del huracán, el gobernador Bonfatti se mostró enérgico y dijo que trabajará hasta el último día por la transformación de la fuerza de seguridad de la provincia. El viernes inauguran un nuevo penal en Rosario que liberará de presos las comisarías.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Orlando Chircaz | Cruz del Sur

 

La Policía de la provincia atraviesa, desde hace años, una profunda crisis. Las vinculaciones con el narcotráfico y el delito organizado reveladas a partir del Caso Tognoli, el levantamiento de diciembre de 2013, las liquidaciones irregulares de adicionales, las palizas en las comisarías, el gatillo fácil, el asesinato de Sandro Procopio a una cuadra de la Seccional 13 y las pruebas que vinculan a uniformados con las muertes violentas de Franco Casco y Gerardo Escobar son, apenas, un botón de muestra del estado en que se encuentra la Policía de Santa Fe.

 

Para el poder político en general, y en particular para el gobierno de Antonio Bonfatti, la inseguridad es el problema más urgente de todos los que padece la provincia. El desembarco masivo de fuerzas nacionales, que este año se hizo extensivo a las principales ciudades de la bota, no ha contribuido a resolver el problema de fondo. En cambio, cada vez queda más expuesta la participación agentes en hechos delictivos.

El gobierno provincial ha reaccionado cada vez que hubo elementos suficientes para avanzar sobre la Policía, por ejemplo ordenando el pase a disponibilidad de los implicados, pero el propio Bonfatti ha reconocido que es difícil desarticular prácticas que llevan años –incluso décadas– consolidadas al interior de la fuerza. “Las transformaciones llevan tiempo”, señaló esta semana el mandatario provincial.

 

En medio de un contexto complejo, atravesado por la campaña electoral nacional, con un nuevo gobierno electo que recién entrará en funciones el 10 de diciembre y con índices alarmantes de delitos y hechos violentos, el Ejecutivo provincial seguirá adelante con el más ambicioso de los proyectos vinculados al área de seguridad: la reforma policial.


Aniversario

 

El lunes 31 de agosto, el gobernador Bonfatti y el ministro de Seguridad Raúl Lamberto encabezaron la ceremonia central por los 151 años de la creación de la Policía de la provincia. El acto fue en el Parque Arqueológico de Santa Fe la Vieja, ubicado en la localidad de Cayastá. Allí el mandatario socialista dirigió un fuerte discurso a la cúpula policial: “Voy a ejercer hasta el último día de gestión toda la autoridad que me confieren la Constitución y la ley para seguir mejorando el Estado y la Policía de la provincia”.

 

Bonfatti comparó la reforma policial con la transformación del Estado iniciada en 2007 por Hermes Binner: “Así como nos propusimos reformar el Estado y lo regionalizamos, lo descentralizamos y junto con los vecinos elaboramos un Plan Estratégico hasta 2030, también nos propusimos transformar a la Policía de Santa Fe, una institución que por muchas causas había perdido su autoestima y que en épocas negras del país tuvo que subordinarse a determinadas prácticas que siempre hemos condenado y rechazado”.

 

En su discurso, el gobernador resaltó la inversión en equipamiento y la mejora de las condiciones laborales: “Cada día veo a más hombres comprometidos con la institución, haciendo prevención del delito o esclareciendo casos. Esto es palpable y se ven las estadísticas, aún cuando sigamos teniendo hechos negativos que nos causan una profunda decepción. Los procesos de transformación requieren de tiempo porque las culturas no se cambian de un día para el otro”.

 

Para Bonfatti, por un lado, hay una serie de medidas en respuesta a las demandas histórica de la fuerza. Pero por otro lado el mandatario advierte que eso no es valorado, a la luz de la crónica diaria. Por eso el lunes, en su último discurso oficial ante la plana mayor Policía, les pidió “no bajar los brazos” en el combate al delito y prometió: “Nosotros vamos a seguir poniendo nuestro máximo esfuerzo”.

 

En cuanto a las medidas adoptadas desde la Casa Gris, Bonfatti remarcó la creación de la Comisión de Salud y Seguridad en el Trabajo: “El hecho de tener la responsabilidad que nos confirió la población no impide que, en una fuerza que tiene que ser vertical, haya un espacio de diálogo para aprender también del hombre que está en la calle y de lo que le pasa todos los días. Por eso hemos creado un espacio para poder discutir las condiciones y el ambiente de trabajo. Tenemos el orgullo de ser la única provincia del país que brinda estas posibilidades a los uniformados, de poder también discutir todo lo que tenga que ver con el salario”.

 

Además, el mandatario anticipó que este viernes “se inaugurará una unidad penitenciaria en la ciudad de Rosario, a partir de lo cual sólo quedarán unos cien detenidos en las comisarías. Así estaremos cumpliendo el viejo anhelo de la institución policial de no tener que estar custodiando presos, ya que esa no es su función. A futuro, seguiremos trabajando para contar con más unidades penitenciarias para que los hombres y mujeres de la fuerza en su totalidad destinen todas sus energías a la prevención y el combate del delito”.

 

El jefe de la Policía, Omar Odriozola, recogió el guante y señaló que “gracias al apoyo del gobernador se recuperaron los valores del hombre de azul, se restableció la cadena de mandos, se recuperó la autoestima del uniformado y se reestructuró una institución policial fragmentada por las divisiones”. Odriozola también destacó las inversiones en materia de equipamiento e incorporación de tecnologías avanzadas, la recomposición del salario, los ascensos para el personal policial y la “significativa incorporación de agentes a la fuerza”.

 

Destitución

 

La muerte de Gerardo Escobar, como antes la de Franco Casco, provocó una conmoción en la ciudad. Tres patovicas y dos policías que cumplían adicionales en el boliche La Tienda fueron detenidos el último sábado por el juez Juan Carlos Curto a pedido de la fiscal Marisol Fabbro. El secretario de Control de las Fuerzas de Seguridad de la provincia, Ignacio Del Vecchio, pidió que se destituya a los uniformados si se comprueba su participación en la muerte de Escobar.

 

“Acá tenemos policías buenos y malos”, dijo Del Vecchio a LT8. “Pero obviamente si llega a ser cierto, vamos a pedir directamente la destitución de los mismos. Nuestra labor es clara: es tratar de empezar a limpiar la fuerza con aquellos policías que están en la senda del delito. Y la única forma es esta: seguir investigando”.

 

Desde que asumió en su cargo, en mayo de 2014, el titular de la Secretaría de Control recibió alrededor de 1.200 denuncias sobre el accionar de la fuerza policial. “Algunas son exposiciones o reclamos, pero muchos de ellos están presos o con imputativas. Toda denuncia que ingresa la pasamos a Fiscalía y desde la parte administrativa trabajamos con rigor. En este caso (Escobar), si se llega a demostrar que algún agente participó del hecho encubriendo esta muerte, la Secretaría va a pedir a la división judicial que corresponda el pedido de destitución”.

 

Interpelación

 

El secretario de Seguridad Pública, Gerardo Chaumont, se había mostrado abatido la semana pasada ante la sucesión de hechos violentos. Cuando le preguntaron por el asesinato, a plena luz del día, del arquitecto Sandro Procopio, el funcionario sólo atinó a contestar: “Hoy le toca a usted y mañana a mí”.

 

Las declaraciones de Chaumont –convocado por la provincia para apuntalar la reforma policial– cayeron mal en la Casa Gris. “No estoy de acuerdo con los dichos del secretario de Seguridad”, declaró el vicegobernador Jorge Henn. “Las frase de Chaumont no fue feliz. Cada muerte por inseguridad nos interpela; estamos trabajando a mediano y largo plazo, pero no alcanza. Siempre es bueno poner la cara. No hay soluciones mágicas: tenemos que seguir trabajando”.

 

Para Henn, el diagnóstico es claro y no hay nada que ocultar: “Todavía no hemos logrado que la gente pueda caminar tranquila por la calle. Yo estoy a disposición de la gente, especialmente de los familiares de las víctimas, incluso en un marco de interpelación”.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto